Alejandra Hernandez/ enero 26, 2021/ -Destacado-, -En Portada-, Arqueología, experiencia y sabiduría, Historia, Otros Videos, Patrimonio Histórico, Rojales, San Fulgencio, San Isidro/ 2 comentarios

Solveing Nordström fotografiada en 1967 con los vasos que encontró en el yacimiento arqueológico de La Escuera, en San Fulgencio, entre ellos el “vaso dentado”  Foto: http://www.lucentumysuhistoriaenpapel.com/2012/04/solveig-nordstrom.html

 

“Vaso de borde dentado”. Yacimiento de La Escuera, San Fulgencio. Foto: http://la-contestania.blogspot.com/2011/11/la-escuera.html

“Jarrita del bancal”. Yacimiento de La Escuera, San Fulgencio. Foto: http://la-contestania.blogspot.com/2011/11/la-escuera.html 

El pasado día 21 de enero murió la arqueóloga Solveing Nordström (Estocolmo, 1923-Benidorm, 2021). Decana de las excavaciones arqueológicas alicantinas y enamorada de nuestra tierra y de la historia antigua de los iberos, en los años sesenta tuvo el arrojo de tumbarse delante de las excavadoras que iban a destruir el yacimiento del Tossal de Manises para hacer un edificio, parando así la destrucción de este importante yacimiento.

“El Tossal de Manises es el solar de la ciudad romana de Lucentum, la antigua Alicante, desarrollada con probabilidad a partir de un asentamiento ibérico situado en la cima. Se localiza en la parte superior de una elevación (tossal) junto al mar, que alcanza los 38 metros de altura, a 3´5 km. del centro de la ciudad moderna, en el barrio de La Albufereta. Es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la Comunidad Valenciana, una de sus pocas ciudades romanas conocidas con profundidad, siendo declarado Monumento Histórico-Artístico en 1961. En la actualidad conserva íntegra toda la superficie urbana (alrededor de 25.000 m2), encorsetada por una muralla cuyo perímetro mide unos 600 metros aproximadamente.” (Texto: Museo Arqueológico de Alicante).

La comarca de la Vega Baja del Segura también tiene mucho que agradecer a esta pionera que excavó con muy pocos medios pero con absoluta entrega y pasión en el yacimiento arqueológico de La Escuera, en San Fulgencio. De allí salieron objetos ibéricos de importancia como los vasos que aparecen en las fotografías que publicamos más arriba.

Es necesario reconocer en personas como Solveing Nordström la importancia que han tenido en el descubrimiento de ciertos episodios de nuestra historia antigua y agradecer infinitamente que parte de nuestro patrimonio se haya podido conservar gracias a la lucha constante que esta mujer llevó a cabo a lo largo de décadas. Es necesario reconocer su trabajo y su entrega y es necesario que no nos olvidemos jamás de ella.

Para saber mas de esta mujer excepcional pinchad en el enlace que nos lleva a una de las entrevistas que le hicieron en 2016 donde habla de su vida y su dedicación a la arqueología alicantina desde su llegada a España en los años cincuenta del siglo XX:

https://web.ua.es/es/dama/documentos/dama1/raul.pdf

Para conocer un poco más del yacimiento ibero de La Escuera, en San Fulgencio, pinchad en el enlace:

https://www.youtube.com/watch?v=3IEYC2K4sOw

Para ver y escuchar a Solveig Nordström el día que le dedicaron un parque cerca del Tossal de Manises, pinchad en el enlace:

https://www.youtube.com/watch?v=jxwjktRu1ws

 

 

Compartir esta publicacion

2 Comentarios

  1. Al leer el artículo de la muerte de la arqueóloga Solveig Nordström (DEP) me ha venido a la mente que tuvo que tener contacto con el que era director del Museo Arqueológico de Alicante, el sacerdote D. José Belda Domínguez, natural de Bocairent (Valencia) que era de carácter bohemio, agrio y de ideas fijas.
    Solveig llegó a Alicante en 1955 y a la primeras excavación donde se dirigió fue al Tossal de Manises de la mano de su mentor D. José Lafuente Vidal, que en esos momentos estaba también reordenando el Museo Arqueológico Provincial de Alicante. Y según decía: “El museo estaba en un desastre que no se puede describir. Todo revuelto. Era sacerdote don José Belda, muy reverendo, verdad? Pero no era arqueólogo,no, y claro el museo estaba así…”
    D. José Belda también excavó en el Tossal de Manises junto con Francisco Figueras Pacheco y José Lafuente Vidal.
    Una anécdota de D. José Belda.
    Estando de cura en Torremanzanas tuvo una discusión con el médico del pueblo, a quien consideraba un cacique, se quitó la sotana y le propinó un puñetazo.
    La familia influyó sobre las autoridades eclesiásticas para que abandonase la localidad. Así lo hizo. Acompañado del juez de paz salió del término municipal. Le envió una carta al arzobispo de Valencia donde le decía: “Atendiendo la petición de su ilustrísima, he salido del término municipal de Torremanzanas, y aquí me tiene otra vez”. Volvió a entrar y allí se quedó.
    Una figura irrepetible.

    1. Muchas gracias, querido Pep, por la información que nos remites de tu paisano, D. José Belda Domínguez. Sí, Solveig Nordström tuvo contacto con él y colaboraron en todo cuanto pudieron por reorganizar el museo y las colecciones depositadas en él.
      Ambas figuras son irrepetibles y merecedores de que no nos olvidemos de todo cuanto hicieron por salvar el patrimonio arqueológico alicantino.

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*