Alejandra Hernandez/ enero 7, 2021/ -Destacado-, -En Portada-, Arqueología, Arte, Benferri, Benijófar, Bigastro, Callosa S., Historia, Museos de España, Patrimonio Histórico/ 0 comentarios

“Vaso ibérico de la región de Alicante”. Foto: Martín Almagro Basch (cortesía de sus herederos)

En 1940, siendo director del Museo Arqueológico de Barcelona, Martín Almagro Basch (Tramacastilla, Teruel, 1911-Madrid, 1984), publicó un artículo en Atlantis, Actas y Memorias de la Sociedad Española de Antropología, Etnología y Museo Etnológico Nacional. 15, 1936-1940 [Madrid, 1940], sobre un vaso ibérico encontrado en Callosa de Segura, que tituló “Vaso ibérico de la región de Alicante”.

El que fuera prehistoriador, arqueólogo, museólogo e historiador, había llegado a ser en su juventud discípulo del prehistoriador alemán Hugo Obermaier (Ratisbona, 1877-Friburgo, 1946), dado que estuvo en Austria y Alemania estudiando sobre la invasión céltica en España, lo que sería su principal tema de investigación, pero también se interesó por el estudio del arte ibérico y su relación con el arte clásico, contactando en Viena, en 1936, con Paul Jacobsthal (Berlín, 1890-Oxford, 1957), gran especialista y estudioso de las pinturas de vasijas griegas y celtas, con el que trabajó sobre “los paralelos probables dentro de la Arqueologia griega de todas las esculturas de animales y seres fantásticos de nuestra cultura ibérica esperando poder aportar nuevos elementos cronológicos para el estudio y clasificación de nuestro arte ibérico” (Díaz-Andreu, 2006:208-209, 12-4-1936) [cita recogida en A. Mederos Martín, 2011-2012: pág. 344].

Apenas habían pasado unos días del fin de la Guerra Civil Española, cuando Almagro Basch fue nombrado director del Museo Arqueológico de Barcelona el 15 de abril de 1939 y de inmediato se encargó de que sus fondos, que habían sido trasladados a Suiza durante la contienda, volvieran al museo, pudiendo abrir sus puertas al público el 3 de agosto de 1939. Tampoco tardó mucho en publicar el artículo que nos ocupa, mostrando así su interés investigador por la relación entre el arte clásico griego y el arte ibérico a través de un vaso que unía en cierta manera su propia historia a la del Museo Arqueológico de Barcelona.

El Museo Arqueológico de Barcelona se había fundado en 1932 y habilitado como su sede el antiguo Palacio de Artes Gráficas de la Exposición Internacional de 1929, siendo inaugurado en 1935.

El vaso de Callosa, que Martín Almagro describe como  “…un magnífico vaso de rica decoración y admirable estado de conservación. Mide 37 centímetros de altura; su decoración cubierta por una capa de tierra blancuzca, se ha conservado extraordinariamente bien (…) estuvo expuesto en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929, en la Sala de Arte Ibérico, con el número 5791 del Catálogo”,

Pero también nos avisa Almagro de que “el haberlo puesto en venta su propietario D. Isidro Albert, hará tal vez que su paradero sea un día desconocido”

Lamentablemente parece que así es, pues, personalmente, he intentado encontrar este vaso en alguna de las colecciones de nuestros museos y nunca he dado con él, aunque quizás no  haya buscado lo suficiente, o, quizás, alguien nos pueda dar algún día la buena noticias de que este precioso vaso está localizado y Callosa de Segura y la Vega Baja podamos celebrarlo.

Para leer el artículo completo de Martín Almagro Basch, donde describe con todo detalle las características de este hermoso vaso ibérico, pinchad en el enlace:

un-vaso-iberico-en-la-region-de-alicante-0

 

 

 

Compartir esta publicacion

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*