Jose Antonio Cayuelas Grau/ junio 24, 2020/ -Destacado-, -En Portada-, Arte, Cine/ 0 comentarios

Tras estos días pasados en confinamiento, tal vez a más de una persona se le ocurra hacer una “escapadita” al apartamento. Por favor, lleven mucho cuidado, recuerden: protejámosnos, protegémososles.

Una alternativa es este “El apartamento” que Billy Wilder nos ofrece..

El apartamento

TÍTULO ORIGINAL: The Apartment     AÑO: 1960     DURACIÓN: 125 min.     País: EE. UU. de América

DIRECTOR: Billy Wilder     GUIÓN: Billy Wilder y I.A.L. Diamond

MÚSICA:  Adolph Deutsch     FOTOGRAFÍA:  Joseph LaShelle en B y N

PRODUCTORA: United Artists / The Mirisch Corporation     GÉNERO: Comedia.

REPARTO: Jack Lemmon, Shirley MacLaine, Fred MacMurray, Ray Walston, Edie Adams, Jack Kruschen, Joan Shawlee, Hope Holiday, David Lewis, Naomi Stevens, Johnny Seven, Joyce Jameson, Willard Waterman, David White

SINOPSIS: C.C. Baxter (Jack Lemmon) es un modesto pero ambicioso empleado de una compañía de seguros de Manhattan. Está soltero y vive solo en un discreto apartamento que presta ocasionalmente a sus superiores para sus citas amorosas. Tiene la esperanza de que estos favores le sirvan para mejorar su posición en la empresa. Pero la situación cambia cuando se enamora de una ascensorista (Shirley MacLaine) que resulta ser la amante de uno de los jefes que usan su apartamento (Fred MacMurray).

PREMIOS: En el mismo año de su producción obtuvo:

  • Premio a la mejor película (exa-equo) concedido por el Círculo de Críticos de Nueva York.
  • BAFTA a la mejor película.
  • Globo de Oro a la mejor película en el género comedia.
  • Cinco Oscars, de 10 nominaciones: Mejor película, director, guión original, dirección artística y montaje.
  • Premio a la mejor actriz, Shirley MacLaine, en el Festival de Venecia.

 El apartamento

“The Apartment”

 ESPEJO ROTO

– “Yo vivía como Robinson Crusoe, era un naufrago entre ocho millones de personas hasta que un día vi pisadas en la arena y la encontré a usted.”

Jack Lemmon a Shirley MacLaine en “El apartamento”

          Creemos que al mirarnos en un espejo plano nos vemos como somos, no es así. Los libros de ciencia nos hablan para referirse a la imagen de un espejo de la imagen especular, una imagen simétrica a la de la persona que se refleja en ella, donde la mano derecha que vemos es nuestra mano izquierda. Lo diestro y lo siniestro se confunden, al igual que lo cómico y lo trágico.

         De igual modo hace Billy Wilder con su película “El apartamento”. En ese espejo roto se nos muestra a “la víctima y al aprovechado”, se pasa de un hombre corriente, insignificante en la multitud, a un “mensch”, un ser humano.

“- La amo, señorita Kubelik.

– Cállate y juega.”

Pero el amor redime al hombre. El personaje de Lemmon es una mota de polvo servil que a la vez que escala profesionalmente desciende en su moral, pero ahí está la angelical MacLaine que se encarga de dar luz a la vida de Lemmon. Precisamente, el papel de Shirley MacLaine es el de una ascensorista, sube y baja entre las laboriosas abejas obreras ensimismadas en su trabajo y la abeja reina depravada en su conducta, un magistral Fred Mac Murray muy alejado de sus composiciones para multitud de comedias familiares. Wilder y su colaborador en el guión I. A. L. Diamond no dan punzada sin hilo.

La dualidad de acción también se manifiesta en la dualidad de escenarios. La Nueva York que todo lo engulle se refleja en esa monumental oficina del piso 19 donde los empleados son un objeto más tras la máquina de escribir y teléfono en contraposición a ese reducido apartamento atiborrado de elementos para deleite de sus usuarios y remanso de soledad de su dueño.

Y todo ello transcurre en Navidad, donde, de nuevo, la alegría se confunde con la tristeza.

En palabras de Fernando Trueba: El apartamento, habla de seres anónimos, de gente corriente, pero sin ninguna ostentación sicológica. Habla de las dificultades de la vida, de la imposible felicidad, de cómo deseamos lo que nos hace daño, de la rapacidad del sistema, de seres a la intemperie en noches frías, de soledades compartidas, de la guerra de los poderosos contra los humildes, de la humillación cotidiana. Como la vida, hace reír y llorar.”*  Es el espejo roto que nos muestra la dualidad que somos y vivimos; y acabando con las palabras del reconocido admirador de Billy Wilder: “saca lo mejor de nosotros mismos, nos hace mejores. ¿Se le puede pedir algo más al arte?”**

 Manuel García Pérez y José Antonio Cayuelas Grau

 * “Mis clásicos favoritos”. Fernando Trueba. Edición no venal para Círculo de lectores. 2006.

** idem obra citada.

 

Compartir esta publicacion

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*