Alejandra Hernandez/ diciembre 28, 2020/ -Destacado-, -En Portada-, Costumbres, Flora y Fauna, Gastronomía, Historia, Naturaleza, Otros Videos, Tradiciones/ 0 comentarios

Almendros del Valle del Pop (Alicante).   Foto: https://elviajero.elpais.com/elviajero/2018/01/26/actualidad/1516985339_058099.html

Cuenta la mitología griega que “Fílide, la princesa de Tracia, se enamoró de Acamante, un joven y apuesto combatiente de la guerra de Troya. Cuando ella se enteró de la destrucción de la ciudad, todos los días acudía a la costa a ver la llegada de la flota ateniense, esperando encontrar el barco de su amado. Pero este barco no llegaba. Al noveno día de infructuosa búsqueda, la joven murió de pena, creyendo que él había muerto.

La diosa Atenea transformó el cuerpo de Fílide en un almendro. Al día siguiente, tras un retraso causado por la reparación de la nave que le llevaba, llegó Acamante, que sólo pudo acariciar, desconsolado, la corteza del árbol. Fílide, desde su naturaleza arbórea, respondió a su amor floreciendo de repente, sin echar hojas. Todos los años los antiguos atenienses danzaban en honor de los enamorados Fílide y Acamante, en las mismas fechas que los almendros siguen manteniendo su peculiar floración hasta la actualidad”

Originario de Asia Central, el almendro debió de llegar a España de mano de los fenicios, que aprendieron de los egipcios sus usos medicinales, aunque fueron árabes y judíos los que utilizaron su nutritivo fruto para elaborar deliciosos dulces y pasteles que recibimos de ellos en herencia. Pero fue en Xixona, donde se hizo por primera vez el turrón de “Xixona” y se comercializaron  con gran éxito los turrones de Alicante, exportándose a buena parte del mundo, donde han pasado a ser uno de los dulces más apreciados de la Navidad.

No podemos olvidarnos de que el turrón no sería posible sin la miel, ese riquísimo alimento que ha nutrido a los seres humanos y a los animales desde la más remota antigüedad gracias a las abejas, nobles insectos que producen el alimento más dulce de la Tierra. Lamentablemente, y debido a la gran polución que hay en el planeta en la actualidad, está en riesgo la vida de nuestras amigas y, con ellas, la vida de la naturaleza pues son las principales polinizadoras de las flores.

Amemos la vida, la vida de todos, de humanos, animales y plantas. Seamos responsables y cuidemos la Tierra, el planeta que nos regala todos y cada uno de los días todo aquello que necesitamos para vivir y sobrevivir, y, cuando mordamos el delicioso turrón de Alicante recordemos que sin las abejas no sería posible deleitarnos con este manjar.

Para ver el video Quinientos dulces años. La gran historia del turrón, pinchad en el enlace:

https://www.youtube.com/watch?v=u5IOl_srEDc

 

Compartir esta publicacion

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*